NYPD continua con el “Stop And Frisk”

El porcentaje de arrestos de negros y latinos en la ciudad de Nueva York  bajo la práctica del stop and frisk se mantiene desproporcionadamente alto, a pesar que el número de detenciones en general que realiza el Departamento de Policía (NYPD) se ha reducido, según reveló un informe presentado este martes por un monitor federal.

Peter Zimroth, el monitor nombrado en agosto de 2013 para supervisar las reformas que realiza el NYPD sobre la práctica inconstitucional stop and frisk, presentó su segundo informe preliminar sobre las acciones tomadas hasta la fecha para implementar las órdenes del tribunal en el casoFloyd v. City of New York, presentado por el Centro de Derechos Constitucionales (CFCR).

Stop and frisk es una práctica policial que se implementó durante la administración pasada y que básicamente consiste en parar, registrar o cachear a las personas sin justificación aparente, lo cual motivó que defensores de los derechos civiles demandaran a la Ciudad por considerarla inconstitucional.

El monitor destacó en su informe que todavía hay un número considerable de detenciones y registros inconstitucionales en la ciudad de Nueva York, y que los supervisores están fallando en detectarlos y denunciarlos.

El informe empieza precisamente citando que, “en última instancia, esto (los cacheos) constituyen un desafío de liderazgo, particularmente en los niveles que interactúan más directamente con los oficiales encargados de impedir esta práctica, esto es con los sargentos, tenientes, capitanes y los comandantes de los cuarteles y jefes de unidad”.

Al respecto, el CFCR emitió una declaración en la que señaló que, aunque el informe del monitor federal identifica que se han implementado importantes reformas en las políticas de entrenamiento durante el primer año, “aún queda mucho trabajo por hacer para corregir décadas de vigilancia discriminatoria e  inconstitucional en Nueva York.

El informe recoge algunos de los principales obstáculos para la reforma que se deben superar para asegurar que estos cambios se produzcan, en particular el desafío en el liderazgo de nivel medio.

“Hemos sostenido durante mucho tiempo que se pueden dictar las mejores políticas y tener la mejor formación del mundo, pero a menos que haya un compromiso con la reforma en todos los niveles de liderazgo, habrá pocos cambios”.

Según el CFCR, para tener éxito, la reforma debe ser integral: la Policía de Nueva York tiene que revisar la forma en que entrena, supervisa, evalúa y garantiza que sus oficiales rindan cuentas a las comunidades a las que sirven.

Consultado sobre el informe el alcalde Bill de Blasio dijo no haber tenido tiempo de leerlo y evitó hacer un comentario específico, no obstante declaró: “El NYPD está trabajando de manera muy cercana con el monitor federal para ver cómo hacer las cosas mejor y seguir adelante. Obviamente queremos información buena y precisa, pero eso también se trata de entrenar a todos nuestros agentes en cómo hacer esto de manera correcta. Como saben, el comisionado Bratton está muy enfocado en reentrenar y clarificar cómo los agentes deben manejar una situación hostil. Lo analizaré y seguiremos trabajando con el monitor en esto”.

En el informe el monitor recogió denuncias contra la Junta de Revisión de Quejas Civiles de Nueva York, según las cuales, esta entidad no toma acción sobre las quejas de perfil racial.

Así mismo, el informe describe que: “Muchos oficiales, incluidos los supervisores, no tienen una clara apreciación de las reformas que se están implementando y muchos parece no entender lo que se espera de ellos”.

Finalmente el informe destaca que si las reformas son para mejorar el trabajo de los policías de la ciudad y hacer que las comunidades sean más seguras, se debe buscar la forma de que este mensaje llegue de mejor forma al NYPD.

Fuente: Eldiariony.com