Nuevas Reglas de la MLB

La oficina del comisionado de Grandes Ligas anunció cambios a las reglas que regulan el deslizamiento para romper doblematanzas y una revisión al control de duración de los partidos, en un comunicado enviado el jueves a los medios de comunicación.

La intención de la nueva regla es evitar incidentes como el que protagonizó el jugador de los Dodgers Chase Utley, quien la fracturó una pierna al torpedero de los Mets Rubén Tejada en los playoffs del año pasado.

Los cambios cuentan con la aprobación de la Asociación de Peloteros de Grandes Ligas y la Asociación Mundial de Arbitros, dijo el comunicado
Sobre el deslizamiento, MLB informó que a partir de la próxima temporada la nueva regla 6.01 (j), agregada a la regla existente 6.01 sobre “Interferencias, Obstrucciones y Colisiones con el Receptor”, queda establecido que el deslizamiento para evitar posibles dobleplays requerirá que los corredores hagan un intento de buena fe para alcanzar y permanecer en la base. Los corredores aún pueden iniciar el contacto con el fildeador como consecuencia de una barrida limpia.

El corredor tendrá prohibido específicamente cambiar de ruta a la base o la utilización de un atropello con el propósito de iniciar el contacto con defensor. Las posibles violaciones de la Regla 6.01 (j) podrán ser revisadas en la repetición instantánea. También serán revisables jugadas de las llamadas “jugada por los alrededores”, que anteriormente estaban exentas de revisión.

Un corredor que deliberadamente intenta tener contacto con el fildeador con el propósito de evitar una doblematanza será cargado con una interferencia. El corredor no será castigado cuando haga un intento de buena fe de alcanzar la base ni cuando sin intención golpee a un fildeador que se quedó en el camino del corredor.

“Nuestra meta al enmendar el reglamento sobre los deslizamientos es mejorar la seguridad de los jugadores, reducir los incidentes de lesiones y hacerlo de una manera que respete y conserve el esfuerzo de buena fe que es una parte esencial de nuestro deporte”, dijo el jefe del sindicato de peloteros, Tony Clark. “Confío que esta nueva regla cumpla con esas metas”.

Por otro lado, a partir de la temporada del 2016, el control del ritmo de los partidos se expandirá, limitando a 30 segundos las visitas de los managers y coaches al lanzador. Habrá un reloj en el parque que comenzará a correr cuando el manager o el coach de pitheo salga de la caseta para vistar el montículo.

También, se recortarán las pausas entre entradas a 02:05 para los juegos televisados localmente y a 2:25 para las transmisiones nacionales, una reducción de 20 segundos para cada caso.

Los cambios también obligarán a los jugadores a estar preparados más rápido para la reanudación del juego tras el fin de las pausas comerciales.

La gran mayoría de las iniciativas que fueron establecidas desde el año pasado para acelerar el ritmo de los partidos seguirán vigentes en 2016. Esos esfuerzos contribuyeron a una reducción de seis minutos y siete segundos (6:07) por juego de nueve entradas entre 2014 y 2015, bajando la media de duración de los juegos de Grandes Ligas de 3:02:21 a 2:56:14.

Fuente: Espndeportes.espn.go.com