”Coach, ya no me puedo mover más” Palabras de Kobe Bryant

Nueve minutos es lo que duró Kobe Bryant sobre la duela en el último partido que jugará contra Dwyane Wade. La Mamba Negra se retiró a la banca antes de que finalizara el primer periodo en la victoria de Los Angeles Lakers frente a Miami Heat (102-100) tras un tiempo extra.

“Se acercó a mí y me dijo: ‘Coach, ya no me puedo mover más’”, afirmó Byron Scott al finalizar el encuentro. “Y le dije ‘está bien, se acabó por esta noche’”.

Durante el tiempo que estuvo en la duela erró seis lanzamientos a canasta (1-de-7) y anotó dos puntos. En los últimos cinco juegos que ha disputado en siete días, Kobe participó una media de 27.6 minutos por cita. Ante Miami, sus piernas no dieron para más y tuvo que sentarse con la mira puesta en el partido ante Boston Celtics que se celebrará el próximo domingo.

“Mucho dolor en mi cuerpo, siento mucho dolor ahora. Tengo que descansar un poquito, darme un baño de hielo esta noche y estar listo para el juego del domingo”, señaló a ESPN Digital. “Hubo un contraataque, esprinté para regresar y no podía más. Intenté aflojar los músculos con bolsas calientes. Mis hombros, mis rodillas, mis tobillos…”, explicó ya en inglés, con sentido del humor y tomándose con filosofía sus problemas físicos.

Los Lakers se impusieron al Heat gracias a una canasta en los últimos compases de Julius Randle, que se convirtió en uno de los jugadores más importantes del encuentro gracias a sus 13 puntos, 14 rebotes y tres asistencias. Se mostró proactivo en todo momento y en ocasiones como la última posesión de los locales, demostró tener la sangre fría necesaria para cerrar el partido y esperar que la defensa evitara un triple del Heat, algo que finalmente sucedió.

“Me sentí cómodo. Tan solo quise se capaz de cerrar con el último lanzamiento. Me sentí confortable teniéndolo en mis manos”, apuntó Randle. Necesitábamos la victoria. Llevábamos varios partidos sin ganar, especialmente tras la derrota en Utah”.

Jordan Clarkson fue el máximo anotador de los angelinos con 26 puntos, los mismos que alcanzó un Wade que no pudo evitar la derrota de los miamenses a pesar de ser el jugador más destacado de su equipo.

Todos los focos estuvieron puestos en D’Angelo Russell (16 puntos, cuatro rebotes, una asistencia y dos robos de balón), quien fue abucheado en los primeros compases del juego. Cuando anotó dos triples clave esos silbidos se tornaron en aplausos y a los aficionados se olvidaron de la “traición” del armador con Nick Young – se oyeron gritos de “traidor, traidor” en los primeros minutos de la cita- tras grabar un vídeo que salió publicado en circunstancias todavía no aclaradas en las que Young afirmó haber sido infiel a su prometida, Iggy Azalea.

“Honestamente, creo que tuvimos muchísima motivación para sacar la victoria. Lo pasamos mal por momentos esta noche, pero encontramos la manera de superarlo. Fue una cuestión de motivación”, señaló.

Young estaba disponible para jugar, tal y como señaló Scott antes del partido, aunque no participó un solo minuto. Su comparecencia de 30 segundos previa al encuentro evidenció a un Nick afectado por la situación y el coach consideró que no estaba en condiciones para saltar a la duela.

Los Lakers rompieron una racha de cuatro derrotas al hilo y pudieron dedicársela a Lamar Odom, quien apareció en el Staples Center por primera vez desde su hospitalización el 13 de octubre por una sobredosis. El Heat, por su parte, sigue dando una de cal y otra de arena y lleva desde comienzos de marzo sin sumar más de dos victorias al hilo.

Fuente: espndeportes.espn.go.com